Propecia Generic Cost ED Drugs Australian Levitra Originale Levitra Original 20mg Kamagra Reviews Cialis Original Vs Generic Cialis Original Use Cialis Generic Timeline Cialis Generic Otc Levitra Generic Price Levitra Generic Availability Kamagra Oral Jelly Buy Kamagra Oral Jelly Australia Kamagra Tablets Propecia Generic VS Name Brand
Acheter Levitra Professional Viagra Generic Cialis Original kaufen Cialis Soft Viagra und Cialis Online Levitra en ligne Viagra bijwerkingen Kamagra Jelly Il brevetto Viagra Kamagra Fizzy Tabs Acheter Generic Viagra Sildenafil kopen Haaruitval mannen Viagra Kamagra Jelly Lida bestellen Comment Prendre Kamagra Oral Jelly Kamagra Fizzy Tabs Lida kaufen Erfahrungen Cialis Generka
Centro de Investigaciones Religiosas
Viagra Generico Cialis Soft Viagra Soft Levitra Roma Compra online il Viagra Comprare Viagra Lovegra Super Kamagra Acquisto Viagra Vardenafil One Day Prezzo Disfunzione Erettile Maschile Levitra On Line Australia Comprare Viagra Super Active Disfunzione Erettile Idrocele Kamagra Fizzy Tabs Levitra 20 Mg Foglio Illustrativo Cialis Generico Levitra In Farmacia Serve La Ricetta Acquisto Viagra Gold Levitra Generico Acquisto Levitra Professional Vendita Vardenafil In Europa Comprare Brand Viagra Compra Levitra Farmacia Acquisto Brand Levitra Acquisto Kamagra Jelly Comprare Levitra In Inghilterra

Recursos ApologÉticos

Agni-Yoga
Amended Christadelphians
Ananda Marga
Antigua y Mística Orden Rosae Crucis (AMORC)
Asociación de los Estudiantes de la Biblia El Alba
Asociación Gnóstica de Estudios Antropológicos Culturales y Científicos
Asociación para la Investigación y la Iluminación Espiritual
Centro de Kabbalah Internacional
Centro Sri Chinmoy
Christian Science
Church of God International
Comunidad de Cristo
Creciendo en Gracia
Eckankar
El Camino Internacional
Fé Bahá’í
Fraternidad Rosacruz
General Church of the New Jerusalem
Grabaciones La Voz De Dios
Grabaciones La Voz de Dios
Hare Krishna (ISKCON)
Iglesia Adventista del Séptimo Día
Iglesia Adventista del Séptimo Día Movimiento de Reforma
Iglesia Congregación MITA
Iglesia de Cristo Internacional
Iglesia de Scientology Internacional
Iglesia de Unificación
Iglesia de Unificación (Moon)
Iglesia La Voz de la Piedra Angular
Iglesia ni Cristo (1914)
Iglesia Nueva Apostólica
Iglesia Pentecostal Unida
Iglesia Universal del Reino de Dios
Iglesia Universal y Triunfante
Jehovah’s Witnesses
Kardecismo
La Familia (Niños de Dios)
Las Doce Tribus
Lectorium Rosicrucianum
Living Stream Ministry (Recobro del Senor)
Luz del Mundo
Maná — Igreja Cristã
Mata Amritanandamayi Math
Meditación Trascendental
Métedo Silva de Vida
Ministerios Cristianos Mundiales de Tony Alamo
Misión Bíblica Cristadelfiana
Misión Carismática Internacional (G12)
Mormonismo (SUD)
Nación del Islam
Osho
Palo Mayombe
Quimbanda
Raelianos
Rastafarismo
Sahaja Yoga
Sathya Sai Baba
Sociedad Teosófica
Soka Gakkai Internacional
Testigos de Jehová
True Faith Jehovah’s Witnesses
Umbanda
Unamended Christadelphians
Unity
Urantia Association International
Urantia Book Fellowship

RECURSOS APOLOGÉTICOS

< Volver

CategorÍa:


LOS GRUPOS ANALIZADOS INCLUYEN:

Iglesia Pentecostal Unida

TÍtulo:

Poniendo la fe en él que bautiza (Jesucristo), no en el bautismo: El éxodo de un hombre del Pentecostalismo Unicitario (Sólo Jesús)

Autor(es):

David Vivas, Jr.

“¿Soy su hermano en Cristo, sí o no?”, preguntó el Dr. Walter Martin en un debate con los representantes de la Iglesia Pentecostal Unida, Nathaniel Urshan y Robert Sabin, que fue parte del Show de John Ankerberg en 1985. Y mientras observé al hermano Urshan vacilar en dar una respuesta directa a la pregunta, mi mente se sumió en confusión ante el hecho de que mi propio superintendente no contestara “no, usted no es mi hermano en Cristo”. Esa sería la respuesta común por parte de cualquier adherente al unicitarismo hacia un creyente Trinitario.

Deseo compartir mi expe-riencia en la Iglesia Pentecostal Unida (IPU). El propósito de éste artículo no es atacar a los creyentes Unicitarios, sino más bien advertir al cuerpo de Cristo sobre los peligros de movimientos legalistas hoy en día.

Yo crecí en las Asambleas de Dios. A la edad de 15 años, mientras asistía a la preparatoria hice amistades con otros estudiantes que se congregaban en la IPU. Tuvimos innumerables discusiones sobre la Trinidad y el bautismo en aguas. Después de muchos y vigorosos intentos de contestar los desafíos de los Unicitarios y las muchas Escrituras sobre al bautismo en aguas, fui persuadido por su teología y llegué al grado de dudar de mi salvación.

Recuerdo que me pedían que les mostrara en la Biblia a alguien que fue bautizado con la fórmula trinitaria, e insistían que todos los casos de bautismo en la Biblia se hicieron en el nombre de Jesucristo (pronunciando su nombre sobre los bautizados).
Fue entonces cuando le informé a mis padres que deseaba asistir a la IPU. Ellos se opusieron, pero para ese entonces, yo ya había asistido a la IPU varias veces sin el consentimiento de ellos. Después de varias visitas, decidí bautizarme “de la manera correcta” para asegurarme que era salvo.

Ya que el asistir a la IPU fue en contra de la voluntad de mis padres, me fui de la casa a los 16 años. Como resultado, estuve viviendo en casa de diferentes miembros de la iglesia. Tres meses más tarde, me dieron la oportunidad de predicar desde el púlpito.

Me preparé intensamente en la doctrina Unicitaria con la ayuda de varios libros y material publicado por la IPU. Dediqué gran parte de mi tiempo a escuchar debates entre Unicitarios y Trinitarios. Aprendí las respuestas de los Unicitarios a la teología trinitaria, y me torné dogmáticamente opuesto a los Trinitarios. En agosto de 1989, luego de formar parte del personal ministerial de la IPU local, la organización me ordenó como mi-nistro. Comencé un ministerio en la cárcel en donde unos 75 prisioneros fueron bautizados en un promedio de dos años. Era muy celoso con las actividades de la iglesia.

Estaba muy familiarizado con        el Dr. Walter Martin y obtuve un gran número de sus escritos y cintas de audio. Aunque no creía en ese entonces que él era salvo, admiraba su conocimiento en el área de religiones comparativas (apologética). Cuando escuché que el Dr. Martin murió en junio de 1989, fui a su funeral. Durante el servicio memorial, fui conmovido por los comentarios de varios individuos sobre su persona, y luché con la idea de cómo el ministerio y la vida de este hombre, al que yo consideraba perdido y en el error, había ayudado a miles a través de los años. Sin embargo, aún no podía transigir con lo que creía que era la “Verdad”.

En la iglesia fuimos enseñados por nuestro pastor que él iba a responder por nosotros en el día del juicio concerniente a nuestras vidas y experiencias personales con Dios. Se nos inculcó que si faltábamos a un culto, tendríamos que dar cuenta a Dios del porqué de nuestra ausencia. Fuimos desalentados de asistir a reuniones familiares en las noches de culto. Cuando se deseaba hacer eso, miembros nuevos y antiguos por igual, teníamos que pedir permiso al pastor. Por lo ge-neral, la respuesta era “no”.  “¿Quién es tu prioridad?”, “¿Dios o tu familia?”, solía preguntar el pastor. Esto engendraba un sentimiento de culpa en los miembros de la iglesia. Las Escrituras eran usadas para intimidar a los miembros que en definitiva no tenían ni voz ni voto. El pastor siempre estaba en lo correcto, ya que él se autoproclamaba “el hombre de Dios” y no podía ser cuestionado.

En cierta ocasión, quise asistir al funeral de un familiar. El pastor me preguntó si era realmente necesario que asistiera, pues era noche de culto. El me dijo que “dejara a los muertos enterrar a los muertos”. Demás está decir que fui al culto esa noche.

En la IPU no se permite usar bi-gote a los hombres, usar pantalones a las mujeres (aunque sean holgados), maquillaje, joyas o cortar su cabello. Ni tampoco podían usar mangas en sus blusas más arriba de sus codos. Estas cosas son consideradas normas de santidad. La televisión está prohibida, ya que se le considera una “línea directa desde el infierno al hogar”. Al violar estas normas, el miembro es considerado rebelde y desobe-diente a la Palabra de Dios, y por supuesto al Pastor. Si una persona no sigue estas normas, no hay posibilidad de ser salvo.

Mirando hacia atrás, ahora  puedo ver las ataduras de la gente causadas por su supuesta autojusticia — la que exhiben ostentosamente con su apariencia de santidad. Se convierte, como dice el Apóstol Pablo, en “una apariencia de piedad” (2 Tim. 3:5).

Yo sabía que esta enseñanza no era ni remotamente bíblica. Entonces comencé a re-examinar meticulosamente las enseñanzas de la iglesia. Estas y otras situaciones me motivaron a analizar las enseñanzas de la IPU en su totalidad. Le pedí a un amigo mío (quien fue expulsado por asistir a otra IPU cercana) que de nuevo revisáramos el debate de Anker-berg, esta vez, con corazones dispuestos, criterios amplios, y sin tendencias.

Todas las evidencias expuestas por el Dr. Martin y el teológo Calvin Beisner durante el programa eran irrefutables. Verificamos muchas de las referencias y encontramos que eran exactas, sin errores. Martin explicó varios de los pasajes dados por los representantes de la IPU; por ejemplo, en Juan 10:30 Jesús dijo, “Yo y el Padre uno somos”. Los Unicitarios sostienen que eso prueba que Jesús y el Padre son una persona. Pero Martin señaló que en griego, el pasaje dice: “. . . estamos en unión” (ver un interlineal bíblico para conocer que la palabra griega esmen se traduce somos). Deuteronomio 6:4 también fue citado. Martin y Beisner de nuevo explicaron que la palabra uno del hebreo es echad, que quiere decir que son una unidad compuesta.

Al final del programa el Dr. Martin le preguntó a Nathaniel Urshan si todos los que habían sido bautizados en la fórmula trinitaria estaban perdidos y se iban al infierno. Urshan expresó su inseguridad con una respuesta vacilante. Mi estómago se me revolvió porque su respuesta debió ser un enfático “¡SI!, todos están perdidos y se van a perder en el infierno”. La IPU enseña claramente que uno debe ser bautizado con el nombre de Jesucristo pronunciado sobre uno. Aun más, uno debe hablar en lenguas, ya que esto es evidencia sustancial para demos-trar la llenura del Espíritu Santo. De otra manera, no se puede ser salvo.

Para ese entonces, yo ya había empezado a cuestionar si debía continuar con la IPU o desasociar-me. Un mes más tarde, decidí entregar mis licencias de ministro de la IPU. Al principio cuestioné mi decisión. Me sentí como si mi propia alma estuviera en peligro. Pero no podía negar la evidencia escritural. ¿A quién debía escuchar?, ¿a mi pastor?, ¿a la IPU? ¡No! ¡A la Palabra de Dios! La Biblia es clara en Efesios 2:8-9: “. . . por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”.

Los miembros de la IPU local a la que asistí ven a su pastor como una figura autoritaria. Ellos no cuestionarían su postura en ningún tema en particular por miedo a ser marcados. Los miembros no pueden ir de vacaciones o perder un culto sin el permiso del pastor. El se convirtió en su dictador y gobierna sobre ellos con autoridad indesafiable. La Biblia no apoya esto (ver Mat. 20:25-27, 1 Ped. 5:3). Si ésta es la situación en la que usted se encuentra y desea salir, hay esperanza para usted. Yo comenzé a ver la actitud general de la IPU como similar a la de los fariseos del Nuevo Testamento. Tenían apariencia de piedad externamente, como de santos, ante los hombres, pero por dentro estaban corruptos y podridos (ver Mat. 23).

La Biblia nos exhorta a “escu-driñarlo todo, retener lo bueno y desechar lo malo” (1 Tes. 5:21). Aún hasta el apóstol Pablo dice en 1 Corintios 10:15 que “juzguemos nosotros mismos” lo que él dice.   1 Juan 4:1 dice: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido por el mundo”. Finalmente, debemos ser como los bereanos en Hechos 17:11, que escudriñaron las Escrituras diariamente, para ver si estas cosas eran así. Si usted está en una IPU o en otro movimiento legalista, y está turbado por lo que ve, no tema defender la verdad.

Ahora que estoy fuera de la IPU, he encontrado lo que es la verdadera libertad en Cristo. Mi identidad está ahora con el que bautiza (Jesucristo), y no con el bautismo. Mi oración sincera por aquellos que están atrapados dentro de estos movimientos legalistas, como la IPU, es que salgan y experimenten la verdadera libertad en Cristo, y que en búsqueda de la verdad le conozcan a El, que es la Verdad. Si desea preguntarme algo sobre mis experiencias antes y después de mi decisión de salir de la IPU, por favor, no dude en escribirme a la siguiente dirección:

Pastor David Vivas, Jr.
P.O. Box 250
Delano, CA 93216–EE. UU.
E-mail: worldharvestintl@yahoo.com

Sildenafil Priligy Cialis Jelly Cialis Original Generisk viagra 100mg Kamagra Soft Lovegra 100mg Kamagra oral jelly 100mg Generisk Viagra Kamagra Oral Jelly Kamagra Cialis Generisk Cialis Generisk Kamagra Jelly Viagra Professional Kamagra 100mg Levitra 20mg
© todos los derechos reservados. Solicite más información a info@DefensaDeLaFe.com
nike roshe run flyknit air jordan sko nike sneakers nike huarache nike roshe one dam louboutin sneaker boligrafos montblanc timberland boots oakley frogskins nike huarache dam acquisto viagra nike cortez nike presto polos lacoste pandora schweiz timberland sko nike air max 90 comprar cialis nike cortez kaufen nike air force
canada goose jakke dame canada goose jakke canada goose danmark canada goose tilbud barbour jakke canada goose jakke moncler jakke canada goose udsalg canada goose jakke
cialis daily australia viagra effekt levitra eller cialis kamagra prezzo nuovo cialis cialis vs viagra levitra kaufen cialis 20 mg cialis kaufen viagra pour femme cialis 5 mg kamagra online levitra prijs cialis online viagra kopen kamagra bijsluiter kamagra online viagra generique kamagra gel pas cher levitra online uk viagra wirkung kamagra bestellen Viagra online