Centro de Investigaciones Religiosas

Recursos ApologÉticos

Agni-Yoga
Amended Christadelphians
Ananda Marga
Antigua y Mística Orden Rosae Crucis (AMORC)
Asociación de los Estudiantes de la Biblia El Alba
Asociación Gnóstica de Estudios Antropológicos Culturales y Científicos
Asociación para la Investigación y la Iluminación Espiritual
Centro de Kabbalah Internacional
Centro Sri Chinmoy
Christian Science
Church of God International
Comunidad de Cristo
Creciendo en Gracia
Eckankar
El Camino Internacional
Fé Bahá’í
Fraternidad Rosacruz
General Church of the New Jerusalem
Grabaciones La Voz De Dios
Grabaciones La Voz de Dios
Hare Krishna (ISKCON)
Iglesia Adventista del Séptimo Día
Iglesia Adventista del Séptimo Día Movimiento de Reforma
Iglesia Congregación MITA
Iglesia de Cristo Internacional
Iglesia de Scientology Internacional
Iglesia de Unificación
Iglesia de Unificación (Moon)
Iglesia La Voz de la Piedra Angular
Iglesia ni Cristo (1914)
Iglesia Nueva Apostólica
Iglesia Pentecostal Unida
Iglesia Universal del Reino de Dios
Iglesia Universal y Triunfante
Jehovah’s Witnesses
Kardecismo
La Familia (Niños de Dios)
Las Doce Tribus
Lectorium Rosicrucianum
Living Stream Ministry (Recobro del Senor)
Luz del Mundo
Maná — Igreja Cristã
Mata Amritanandamayi Math
Meditación Trascendental
Métedo Silva de Vida
Ministerios Cristianos Mundiales de Tony Alamo
Misión Bíblica Cristadelfiana
Misión Carismática Internacional (G12)
Mormonismo (SUD)
Nación del Islam
Osho
Palo Mayombe
Quimbanda
Raelianos
Rastafarismo
Sahaja Yoga
Sathya Sai Baba
Sociedad Teosófica
Soka Gakkai Internacional
Testigos de Jehová
True Faith Jehovah’s Witnesses
Umbanda
Unamended Christadelphians
Unity
Urantia Association International
Urantia Book Fellowship

RECURSOS APOLOGÉTICOS

< Volver

CategorÍa:

Movimiento de la Fé, Temas Misceláneos

LOS GRUPOS ANALIZADOS INCLUYEN:



TÍtulo:

Los milagros que seguirán a los creyentes en Marcos 16:17-18

Autor(es):

Dr. Ron Rhodes

En Marcos 16:17-18 leemos: “Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieran cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos y sanarán”.

Ciertamente podemos encontrar amplia evidencia de estas actividades en los tiempos del Nuevo Testamento. Allí vemos la expulsión de demonios (Hch. 8:7; 16:18; 19:15-16), el hablar en lenguas (Hch. 2:4-11; 10:46; 19:6; 1 Cor. 12:10; 14:1-24), y aun la protección contra serpientes venenosas (Hch. 28:3-5).

Algunas observaciones son propias aquí. Primero, la construcción del versículo en el griego original utiliza “cláusulas condicionales”. El versículo acarrea consigo la idea: “Y si ellos fueran forzados a tocar serpientes con sus manos o a tomar pociones venenosas, estas cosas de ninguna manera los dañarán”. Lo que esto quiere decir es que si algún pagano o  las autoridades “no cristianas” o algún perseguidor forzara a cristianos a tales cosas (una posibilidad muy real para la iglesia primitiva), Dios les protegería de una forma sobrenatural.

Entendido en contexto, este versículo ciertamente no provee ninguna justificación para que los cristianos voluntariamente tomen pociones venenosas o manejen serpientes durante los servicios de la iglesia. Nosotros no vemos tal actividad en la iglesia primitiva. Nótese que el encuentro de Pablo con la serpiente fue com­­­ple­ta­–mente inintencional (Hch. 28:3-5).

Aún más, debe ser señalado que los cristianos hoy están divididos sobre si tal fenómeno como el hablar en lenguas o el don de sanidad ocurren hoy en día; los carismáticos dicen que sí, los cesacionistas dicen que no. Los cesacionistas argumentan que los dones de sanidad y de lenguas cesaron en el primer siglo luego de que la Biblia fue completada y verificada con fenómenos milagrosos. Los carismáticos dicen que no hay nada en las Escrituras que apoyen tal conclusión.

Cualquiera sea la conclusión a la que lleguemos, es importante que ambos lados entiendan que Marcos 16:17-18  no enseña que si usted no experimenta estos dones, usted no es un verdadero cristiano. Esta es una conclusión que viola el contexto amplio de la Escritura.

Consideremos el tema de las lenguas por ejemplo. Es claro que a pesar de que todos los corintios eran “salvos” y habían sido bautizados en el Espíritu Santo (1 Cor. 12:13), NO todos ellos hablaban en lenguas (14:5). Es el Espíritu Santo el que decide qué dones da a cada creyente (12:11), y el Espíritu ciertamente NO dio a todos los cristianos el don de lenguas en el primer siglo. Por lo tanto, esto no debe ser considerado como una señal definitiva de si alguien es un cristiano o no.

© todos los derechos reservados. Solicite más información a info@DefensaDeLaFe.com